On the nature of the daylight

Parece mentira lo que puede cambiar la vida en un momento. El constructo mental que una se hace durante meses puede volatilizarse en los 50 segundos que dura una llamada telefónica.

Esta mañana estaba por mi ciudad, haciendo un par de recados (bueno, sí, estaba gastándome el sueldo en las rebajas, vale??!!), y he recibido una llamada. Era del hospital de la SS, y me llamaban para preguntarme si quería hacer el tercer (y último) ciclo de FIV/ICSI. No he tardado mucho en responder que SÍ.

Vale, ya sé que había dicho, por activa y por pasiva, que se había acabado la SS, y que iría directamente a ovo, y que blablabla….. pero en esos 50 segundos que ha durado la llamada he cambiado de opinión. Uno de los motivos ha sido el económico: los TRA son caros, y si tengo la oportunidad de que me salga “gratis”…. ¿por qué no voy a aprovecharla?

Otro de los motivos ha sido que creo que he de dar una última oportunidad a mis óvulos. Cuando le he explicado a A que me habían llamado, él se ha puesto muy contento: la ovo no le hizo mucha gracia en su momento, y él quiere que lo intentemos con mis óvulos una vez más (aclaro que si mi decisión hubiera sido otra, él me habría apoyado al 100%). He de añadir también que ahora, con todas las pruebas que llevamos a mis espaldas, vamos a ir mucho más preparados, y ya me preocuparé de exigir lo que necesite a mis gines de la SS.

Además, si no funciona, siempre tenemos la ovodonación a la vuelta de la esquina. El lunes 24 hablaré con la doctora de IVI, y le explicaré todo. Me gustaría que ella me diera pautas de medicación y demás para hacer esta FIV, pero no sé si accederá. Al fin y al cabo, si sale todo bien, ella perderá una “clienta”.

Este es nuestro último intento antes de saltar a ovo, y la verdad es que estoy muy tranquila: si me embarazo, será el mejor regalo de mi vida, y si no, tenemos las otras opciones. Lo bueno de ir por la SS en mi ciudad es que está todo tan pautado que ya sé que el día 4 de abril me hacen la punción y que empiezo con los pinchazos en marzo (también ayuda que mis períodos sean regulares como un reloj suizo). Una de las cosas que me tiran para atrás es que la beta será cercana a mi cumpleaños, y qué queréis que os diga… me acojona un poco.

Las doctoras que me llevarán, si no hay sorpresas, serán las mismas que en las ocasiones anteriores. Y la primera visita es el día 6 de febrero:  supongo que me darán las recetas para comprar los medicamentos, me explicarán cómo se administran, qué día he de empezar con las anticonceptivas para programar mi ciclo, qué días tengo los controles, etc.

Y estoy nerviosa, nerviosa porque vuelvo a empezar otro ciclo, y soy más vieja y más sabia y creo que esta vez tengo más posibilidades que en ocasiones anteriores. Y también sé perfectamente que una beta positiva no es garantía de nada… la única garantía es cuando tienes a tu hij@ en brazos (y ni eso!).

Emocionada y nerviosa a partes iguales.

nos leemos en la próxima ❤

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s